Un favor de De La enseanza De La Psicoterapia En Los Institutos psicoanalticos, la Clínica de los Pies

Publicado en la revista n052

Autor: Paniagua, Cecilio

Deseo expresar mi Reconocimiento a los doctores Javier FernáMéndez Soriano, Agustín Genovés y Bartoloméé Freire Por Sus Sugerencias al manuscrito original, a la doctora Maríuna Antonieta Casanueva, Por Sus Recomendaciones Bibliográficas, y una la doctora Ángeles de Miguel, por la facilitación de Datos Referentes a la Asociación Psicoanalítica de Madrid.

“En Buenos Aires les enseñpsicoan Amosálisis desde el comienzo.

No pedimos una los Estudiantes Que aprendan Psicoterapia.”

Ángel Garma (en Panel, 1970, p. 229)

Publicado originariamente en la Revista de Psicoanálisis, LX, 2: 255-276

Estas Palabras de ÁÁngel Garma hijo representativas de la postura del hombre­Hasta la Actualidad tenida por el Muchos institutos psicoanalíticos RESPECTO a la enseñAnza de técnicas de Psicoterapia. Algunos adj Defendemos la tesis de un Que los Analistas nos CONVIENE estudiar Durante Nuestra formación Principios de psicoterapia psicoanalítica. Las Ventajas De La Incorpora­ción ense of thisñAnza al currículo de los Candidatos, "En un medio tan­cial comúnmente caracterizado por la psicoterapia silvestre indisciplina­da" (Kernberg, 2000, págramo. 116), ha Sido Expuesta Sobre Todo por Quien Fuera presidente de la Asociación Psicoanalítica Internacional:

En mi opinión, La enseñSistem Anzaática de la psicoterapia psicoanalítica en los cursos Avanzados ofrecidos en los institutos psicoanalíproporcionar ticosíuna al psicoanalista en formación Una alcaldesa Flexibilidad en su camisetaécnica [. ], Po­ niendo fin a la contradicción problemaática existente en el Muchos Lugares Entre el Aprendizaje de la técnica del psicoanálisis estándar y El Predominio de la psicoterapia Sobre el Trabajo psicoanalíPropiamente tico DICHO En La prácl cticaínica de Nuestros Candidatos y Graduados (Kernberg, 1999, págramo. 1088).

La "contradicciónorte" de la cual sea habla Kernberg ha Llevado una cola, en su práctica profesional con Casos de psicoterapia, los Candidatos Hayan te­nido Que Elegir, en los muchas Ocasiones, Entre la improvisación y la adhe­sión A una camisetaécnica inapropiada Para Una AlcaldeíA De Pacientes; o Ser "aprendices de brujo o ritualistas ONU de la estafa diván de Procusto", En pala­bras de Winer y Ornstein (2001, págramo. 905). : No obstante, en la mayoríuna de los institutos de Europa y AméSiguen rica pecado enseñculo Seminarios Sobre Principios y méTodos de Psicoterapia, y es muy Pocos hijo éstos Obligatorios.

Creo Que PUEDE afirmarse Que ningún hijo raros los psicoanalistas que Sienten incomodidad o INCLUSO aversión Hacia la práctica de la psicotera­pia. Un buen número de Analistas Parece Tener narcisistamente muy investida la exploración atemporal y cuasi completa de la cura tipo, el pecado­TIéndose desmedidamente Frustrados CUANDO Tienen Que restringir · Lo Que consideran Finalidad óptima. UNñadamos un ESTO La inseguridad Pro­ducida por el Hecho de Que El MARCO conceptual de las mú, iva modali­dades de Psicoterapia se halla establecido Menos Que El del psicoanácl lisisásico En que traditionally nos formamos. Aronson y Scharfinan (1992) denunciaron la notable Escasez de arteículos Sobre Casos en psico­Terapia Dentro de la literatura psicoanalítica, A Pesar del alto percentage de psicoterapias Que Llevan un cabo de la alcaldesaíuna de los Analistas en Todo el inundo. Resultados de la Búsqueda Evidente Que los Analistas continuamos remisos un dis­cutir la adaptación de t Nuestrasécnicas una Aquellos Casos Que tratamos con terapia dinámica.

Es Importante SEñQue alar El Hecho de Que Una psicoterapia del tenga orientación dinámica no da garantícomo de homogeneidad. Bajo this rú­brica del heno Formas de Tratamiento Semejantes poco. ALGUNAS de Estas te­rapias se aproximan a las téhipn cnicasótico-sugestivas de los Comienzos del psicoanálisis; Otras parecen unaácl lisisásicos diluidos, de otras Contie­nen Elementos Importantes de teoríuna del Aprendizaje, ALGUNAS SE Llevan un cabo con incorporación de Familiares; Otras en Grupo; Otras concomi­tantemente con Terapeutas de diferente orientaciónorte; Aun y de otras sí Do­plementan con farmacoterapia (cf. Graller et al., 2001). De Modo Que, Cuando hablamos de Psicoterapia dinámica en general, los refiri Podemos Estaréndonos un Formas de Tratamiento muy Distintas. Pero no es Contacto sóhe aquí el Concepto de "Psicoterapia" El que ha de precisarse En Cada Caso. El de "psicoanálisis" También adolece de considerables indefiniciónorte. Autores algunos adj, Entre Los Que me Incluyó, consideran cuestionable la denomi­NaClón de "psicoanálisis" Para Los Tratamientos de, por Ejemplo, dos se siones por semana. Otros, Entre Los Que también me cuento, Opinan Que No PUEDE llamarse psicoanáPropiamente lisis DICHO, independientemen­Té de cuáANT horas se See al Paciente por semana, una Aquellos Trata­mientos baño Los Que No Se desarrollan los Procesos Que Deben caracterizar a la cura analítica, hijo Que la instauración gradual De Una neurosis transferencial y resoluci Posible Doón por medio del unálisis de la resis­Tencia. Sin embargo, el hijo Muchos los Analistas Que mantienen Que los pa­cientes "CAPACES de Trabajar analíticamente" Hacer pueden psicoanáUna sesion de lisisón por semana (véase, por Ejemplo, McDougall en Restaino, 1989). Éstos Suelen Ser Los Autores Partidarios de la postura Resumida en el pronunciamiento tautológico de Sandler (1982, págramo. 44) De que "EL psi­Coanálisis es Aquello que practican los Analistas". Evidentemente, Este posicionamiento implicaciones La anulación de las Diferencias Entre las psico­din terapiasámicas y el psicoanálisis (véase también Gill, 1982, 1988). Káchele, en su investigación de Cientos de Casos, salónó Que El unaálisis de la transferencia en Tratamientos De Una sesión por semana sin resultadoó Productivo (comunicación personal, 1996).

La enseñAnza en los institutos psicoanalíticos de la Experiencia de anuncios­quirida Sobre psicoterapia ha de Ayudar a los Candidatos a Navegar en el mare magnum de las Indicaciones de los Diferentes abordajes Terapéuti­cos, Poniendo de aliviar además de Lo Que Tiene singular e irreemplazable el psicoanácl lisisásico. Éste se Definirá siempre mejor contrasteándolo con los psicol TratamientosóAlternativos gicos. La común idealización de la técnica del unaálisis ortodoxo Nos ha Hecho Definir frecuentemente la terapia exploratoria Como Aquello que No Es unaálisis, y la terapia de apoyo, de Como Aquello que todavíunas Es Lo Menos, interfiriendo this visión Con El Aprendizaje y La reflexión about Las tépsicoterap cnicaséuticas desarrolladas laboriosamente Durante décadas por Colegas de Orienta­ción dinámica (cf. Ursano y Hales, 1986).

Los Candidatos sin obtendríun máQue s Beneficios de Aprender Sobre Criterios de analizabilidad; identificación.loteríasóN S elección de "Sectores" (Deutsch, 1949) o "Focos" (Malan, 1975) en las psicoterapias; doómo interesarse por La Realidad externa del Paciente; cuándo convenien Resultados de la Búsqueda­Te Incluir un Familiares en las Sesiones; en qué Situaciones clíNicas Dębe usarse farmacoterapia ansiolítica o antidepresiva (des 90% de Analistas, según algunos adj Cuestionarios, beneficiosa consideran su utilización es Ciertos Casos [Normand y Bluestone, 1986]); Los Tipos de interpretación, Manejo de SueñOS, etc.étera, factibles en la psicoterapia; Las Diferencias En El Tratamiento de la Resistencia; La transformación de las psicotera­pias un unaálisis, con El Posible riesgo empresarial "Puestas en escena" (representaciones) de los Deseos inconscientes del Paciente (Bassen, 1989); el Conocimiento de abordajes Terapéuticos basados ​​fundamentalmente en sugestión, ca­tarsis, Aprendizaje y (des) condicionamiento; La camisetaécnica de Sesiones con centradas en el Tiempo y Las Posibles Ventajas del espaciamiento de se­siones (Israël, 1994), como seí Como las desventajas, tambiéPosibles n, del Uso del diván (Gill, 1984), etcétera. El candidato Dębe Aprender en su para­Mación qué Tipo de Beneficios Cabe Esperar con las Distintas Modalidades Terapéuticas y cóMO Es Posible obtenerlos ONU de la estafa mínimo de Esfuerzo, Tiempo y dinero. Intentaré Ahora Especificar más Las Diferencias Entre el psicoanálisis y la psicoterapia, y Los motivos profesionales, cienteíFicos y éticos Por los que Dębe incluirse la enseñanza de la psicoterapia en la formación del analista.

Diferencias conceptuales y téEntre el cnicas psicoanálisis y la psicoterapia

La ciencia psicoanalíTiene tica UNOS Principios básicos: la existencia f de Procesos inconscientes, la repetición transferencial de Conflictos y Solu­Ciones infantiles, El Fenómeno de la Resistencia, la multideterminación de la conducta. El Reconocimiento de Que Existe Una Amplia Gama de Aplicaciones clínicas de Principios ESTOS Nunca ha DEBIDO significar Que No podamos distinguir Entre el psicoanácl lisisádin psicoterapias sico y Lasámicas. Por USAR Una reunióáfora de Leo Rangell (1954. págramo. 737) rela­TIVA un ESTO, "el díDistinto es una de la noche, Exista AUNQUE EL crepúMÚSCULO". Kirshner (Panel, 2002a) concluyó Que vainaíun distinguirse dos posturas A Este RESPECTO: la de los Analistas Creen Que Estar siempre practicando psicoanáINDEPENDIENTEMENTE lisis del encuadre o la Frecuencia de las SE­siones, y La De Aquellos Que Creen que la psicoterapia y el de unaálisis impli­Diferentes Procesos y puede técnicas. Mi ser TesisíA la de Que, Si bien en las Situaciones clíNicas el analista Nunca Deja de Pensar analíticamente, el psicoanáPropiamente lisis DICHO PUEDE -y debe- distinguirse de la psico­Terapia. Allison (1994) ha SEñalado Que la tendencia f real a la homoge­neización de los Tratamientos fundamentados en el visión y Aquellos basados ​​en Principalmente Influencias interpersonales Que No se anali­Zan se Dębe, Sobre Todo, col énfasis de ESTOS últimos unañOs en el intersub­jetivismo.

Autores algunos adj psicoanalícl ticosásicos, Como Bibring, Rangell, Wallerstein o Etchegoyen sí de han inclinado por resaltar las Diferencias Entre el psicoanálisis y Otras Formas de psicoterapia. Este último, Maes­tro de la técnica, concluyó Su libro Los Fundamentos de la tépsico cnica­analítica (1986, págramo. 755) Recordando la Importancia de "Separar en forma tajante el psicoanálisis de todo un Intento Escondido o patente de psi­coterapia". Otros Autores Como Alexander y Fromm-Reichmann o, más recientemente, Thomä y Kächele (1985), y Weinshel y Renik (1999), de han Preferido Poner énfasis en la ausencia De Una demarcación clara Entre Una forma de Tratamiento y otra. ES Líneas generales PUEDE afirmarse Que los Analistas clásicos y los kleinianos tienden una Ser Partidarios de Dis­Entre el Tinguir unaálisis y la psicoterapia, MIENTRAS Que los winnicottia­nn Y Los interpersonalistas tienden a mantener OPTAR por líácaros flexi­Entre bles Estas Modalidades de Tratamiento. Esto! Parece Ser Cierto tam­bién de los Analistas Franceses, Sobre Todo en lo concerniente al yálisis de NIñOS (Kernberg, 1993). A todos nos ha de resultar v Evidente Que exis­Una te gradación Entre ONU psicoanálisis de cuatro o cinco de Sesiones se­manales Que No Requiere Demasiadas maniobras extrainterpretativas y Las terapias breves. Entre ESTOS DOS Extremos se Hallan, por Ejemplo, los de unaálisis con el Muchos "parámetros" (Eissler, 1953), o Las psicoterapias prolongadas de dos Sesiones Semanales con Relativa psicoterapeuta ONU­abstinente mente.

En Comienzos Sus, el psicoanálisis sin Fue Un Tratamiento ideado Para Ser empleado sóhe aquí en neuróticos ONU de la estafa Preservado busque años. De Hecho, algunos adj de los Casos mápodr s famosos descritos originalmente por FreudíAmos fácilmente diagnosticarlos de patologíun límite. Los tra­anal tamientosíticos de los Inicios TAMPOCO Eran Como Los Modernos. La investigación proteicas de las Manifestaciones de la transferencia y la introducción del Charakteranalyse alargó mucho el Proceso. Ningún Tratamiento analítico de dura ya meses, Como en los tiempos de Freud. Muchos de los de unaálisis practicados then podríun Ser hoy díuna califi­Como cados psicoterapias (Wurmser, 2000). Wallerstein (Panel, 1992a) señAlabamaó Que Freud contrapuso el psicoanálisis a la sugestión y la hipno­sis, en Vez de psicoterapia a la norma DINámica, Porque Precisamente ésta no se había aúnorte "inventado".

Suele considerarse Que la Finalidad de la psicoterapia no Es La De Una reestructuración profunda del cocheácter. Los Objetivos de las Distintas para­Mas de psicoterapia varíun Bastante, Pero uno de los más generales es el de la resolución relatively ráPIDA de los síntomas y La modificación de Aquella conducta considerada patológica. En La Psicoterapia, por Tanto, EL clíSuele dirigir v nico La atenciònón más a los Problemas con manifies­tos del Paciente Que al Conflicto Donde nuclear éstos se han de fraguado. En la psicoterapia se pretende Reducir más directly la angustia Que ex­plorar el potencial generador de ésta. : No obstante, reseñemos Que automático­Como res Davanloo (1980) o Sifneos (1981) reportan Buenos Resultados con técnicas de confrontación ANSIógena.

Suele afirmarse Que La Diferencia más caracteríEntre la stica tépsicoanal cnicaítica y La psicoterapéEs El utica éPuesto nfasis en la exploración de las Manifestaciones transferenciales de la primera y entre el Mayorés en las vicisitudes extraclínicas de la Segunda. Una intensa transferencia conllevará Naciones Unidas actuando En Una psicoterapia Con mayor probability Que es un análisis, Porque el Paciente tendrá Menos Oportunidad de elaborar SUS fantasíAquella como en forma de Tratamiento. El encuadre en la psicoterapia no Es El más ADECUADO Para La exploración y la resolución De Una neurosis de transferencia. En éste, la atenciònón a lo no transferen­CIA), el espaciamiento de las Sesiones, el contacto Cara a Cara, la absti­Nencia y neutralidad Menos estrictas van encaminados Precisamente un disminuir la Intensidad de los fenóMenos neurótransferenciales ticos. En psicoterapia Una, los Conflictos se ven de forma más derivada, y Las defensas v La Estructura caracterial permanecen Menos modificadas. En las psicoterapias, el terapeuta se Muestra Como más "real", Pero tam­bién PUEDE programa Trabajar fen estafadoresóMenos transferenciales selectivos. es más, algunos adj Autores Expertos en Psicoterapia Breve, Como Mann (1973). Malan (1975, 1979) o Strupp y Carpeta (1984), de han BASADO SUS técnicas en la interpretación preferentemente transferencia): temas de seleccio­Como NADOs centrales, Tendiendo un soslayar la reconstrucción de la Neu­infantil rosis.

Gray (1988) aconseja instruir al Paciente Que Va un Iniciar Una psicote­RAPIA hay en La Regla de la "asociaci Libreónorte", Sino en la de la "Libre comu­nicaciónorte’", Es esto, en la directiva de Que Nos Hable ninguna de Todo Lo Que Se Le cruce por la mente, sino de Aquello que juzgue Pertinente, con Lo Que Queda menguado el potencial de regresión y se consigue Que El Paciente Colabore con menor grado de ansiedad. En la psicoterapia sin Ocurre Como con el psicoanálisis, En que el área de exploración No Tiene líácaros. es cru­cial Que El psicoterapeuta sepa qué Que Es Lo no Dębe Interpretar, del Mismo Modo Que El cirujano Dębe sable cuándo abstenerse de Operar. En general; La psicoterapia hace mucho más hincapié Que El unaálisis cotidiana en las Relaciones del Paciente con las Situaciones de su vida. El éxito de los Tratamientos psicoterapéuticos constituye una de menudo ONU Testimonio De La Eficacia De Las Interpretaciones extratransferenciales (es factible de, aque­llas dirigidas a las Representaciones de las Relaciones objetales del pre­sente). Uno de Los Mitos más extendidos en la teoríun psicoanalítica de la técnica Es El De que sóhijo he aquí las INTERPRETACIONES transferenciales "muta­TIVAS" (Strachey, 1934).

In any forma de Tratamiento, El clínico Dębe Procurar proporción­cionar al Paciente sóLo Los Elementos de Apoyo Que juzgue imprescindi­bles, Porque this f influencia tierna sobreimpuestaá un interferir con el Desarrollo de su autonomía. Pero En Este terreno del cabe en síñUna alar im­portante Diferencia Entre el unaálisis y la terapia. En AQUél, el analista evita sistemáticamente transformarse en modelo de las Naciones Unidas, MIENTRAS Que es ésta, el terapeuta A Veces lo Hace de forma deliberada, especialmente con patients Aquellos Que Han adolecido de carencias significativas de iden­tificación, para lo cual sea tendrá Que Tomar Conciencia de las Ventajas y des­Ventajas de su "Respuesta de rol" (Sandler, 1976) ante la transferencia del Paciente. Ocasionalmente, el psicoterapeuta Hace USO apropiado de "Experiencias Emocionales correctoras" (Alexander y French, 1946), En un Intento de compensación de imágenes patogénicas del Pasado (POR EJEMPLO, MOSTRándose abiertamente bondadoso Con Un Paciente Que ha Tenido ONU Padre muy severo, o Mostrando gran firmeza Con otro Cuyo padre ha Sido permisivo Demasiado). Estas maniobras, por norma, hijo innecesarias Con Los Pacientes analizables Tratamiento de las Naciones Unidas en psicoanalí­tico, en el Que se DESEA mantener Una neutralidad y abstinencia Que por­· analizar mitan (y sin "Corregir" o "contrarrestar") La fenomenologíun transferencial.

es común Pensar Que las psicoterapias hijo más fáCiles de Hacer Que El psicoanálisis, Pero las terapias Tienen Dificultades particulares. El psicoterapeuta Suele Tener que enfrentarse al DESAFíO de pronto Decidir qué sintomatologíuna o qué Rasgos caracteriales patológicos va a abordar en Do Paciente y qué Va A Dejar de lado. Para Tener un juicio certero La hora de establecer Estas Prioridades Se Necesita, además de Experiencia, especial Sensibilidad e intuiciónorte. Este último talento es Mucho más im­Haciendo portante psicoterapias Que Haciendo unaálisis (Waelder, 1962). En efecto, el psicoterapeuta, Sobre Todo el que hace? Tratamientos BRE­Ves, Ha De Contar Con Un "olfato" Especial para determinar S. qué temáTI­ça va un centro de considerar. El psicoanalista no Suele Tener Este proble­MA: es más, el menudo una hectárea de Combatir SUS golpes de intuicióno "cora = tonadas" Y Ser Capaz de Trabajar Durante largos poríodos tolerando la incertidumbre. La clase de INTERPRETACIONES utilizadas en las psicotera­pias tienden una Ser Las Propias de los Comienzos del psicoanálisis, Esto Es, Aquellas basadas en la primera tóQue Pica "permiten" al analista "adi­Viñar" Los Contenidos inconscientes y Superar (en Vez de analizar v) Las Resistencias, prestando Una atenciònón menor a la articulación Entre im­Pulso y Defensa (Paniagua, 2001).

En ALGUNAS sociedades psicoanalíticas, Como la de Madrid, la enseñanza de la psicoterapia se ha Dejado en manos de Organizaciones Externas. En otras sociedades, Como la de Barcelona, ​​los Analistas Locales de la Internacional se han del Encargado de impartirla de forma Organizada una Grupos Fuera del instituto. Sin embargo, la enseñanza de la psicoterapia Deberíun impartirse tambiénorte Dentro de los institutos psicoanalíticos a los Candidatos. Es Cierto Que, al Igual Que hay de Todos los Pacientes pueden por lo­meterse a un desálisis, sin Todos Los Analistas pueden terapias Hacer. Pero, INCLUSO Aquellos Que No Analistas Piensan Practicar la psicoterapia en su vida profesional -UN núMero decreciente, por fuerza- de han de sabre cuándo referir ONU patient un Tratamientos Menos Que Un ambiciosos unaálisis. En 1991, llam Wallersteinó a la PROFESIón psicoanalítica "Una especie en peligro de extinciónorte". La adaptación de Nuestros conocimien­tos y técnicas de las cambiantes Circunstancias y Demandas clíNicas no es sóLo testimonio de Racionalidad, tambi chinoéUna cuesti nón de supervi­Vencia profesional.

Puede del sacarse deducciones instructivas Sobre Las Consecuencias de la Falta de Aprendizaje de técnicas de Psicoterapia observando los Errores Que frecuentemente cometen los Candidatos. De Es habitual constatar cómo, habiendo idealizado la técnica de Sus Profesores y de Sus analis­tas Personales, una La hora de Hacer psicoterapias se Conducen con abstinencia Una excesiva, suponiendo Que SUS Pacientes sin psicoanalíticos no necesitan ni Explicaciones maniobra Alguna de Apoyo. Naturalmente, no es ACONSEJABLE Que ocurra lo del Viejo DICHO Americano Que reza: "Cuando El único Instrumento it martillo de la ONU, TODO Acaba pareciendo clavo de la ONU". Comoí, Parece de sentido común Que, Durante la formación, de Todos Aprendamos Sobre las Indicaciones de Tratamientos dináAlterna micos­TiVos. opini Vale la pena citar extensamente this Claraón de Kernberg (2000, págs. 111-112):

Muchos institutos sin exploran Suficientemente la relación Entre el psicoaná­lisis y la psicoterapia, Ni las Indicaciones, contraindicaciones y Limitaciones del psicoanálisis y Las témodificadas cnicas. Los Candidatos aprenden Solamente una camisetaépsicoanal cnicaíest ticaándar, MIENTRAS Que En sus prácticas la mayor parte de su Trabajo consiste del baño psicoterapias ad hoc, Para Las Que la MayoríA Ha Tenido Escasa o nula preparación sistemática. En efecto, en la par ALGUNAS­tes de Europa y Latinoamérica, los institutos sin reparo Tienen Alguno es por­mitir el Desarrollo de sociedades paralelas de Psicoterapia psicoanalítica en su ciudad o región, considerando Que su misión consiste del baño "Conservar la pu­Reza" de la Educación psicoanalítica.

Los Analistas Que Trabajamos también con psicoterapias HEMOS CONSTA­tado hace mucho Que las Formas de Tratamiento Limitadas En sus objeti­vos y abreviadas en su duración Tienen características Especiales y, por loí Decir, su propio arte. El arte de las terapias recortadas En sus Metas no es fácil de Aprender ni practice. Entre Otras Cosas, ofrecen Menos Oportunidad de Corregir los Errores. Ciertamente, ense DoñAnza no es asunto f Para Ser Dejado en manos de Terapeutas desconocedores de la psi­cologíuna profunda y del espectro de las Manifestaciones transferenciales / contratransferenciales. Coincido con el pronunciamiento de Alexander (1954, págramo. 730) De que "EL USO de los Principios psicoanalíTI­cos de Manera flexible No Requiere Menos, m Sinoás Conocimientos". Se necesita un Bastante "oficio" párrafo sable cuándo y cóMO USAR Enfoque de la ONU téexpresivo cnico Frente a uno de Apoyo (SEGúLa formulaci nón clásica de Knight, 1949). Es Necesaria también considerable Experiencia, por example, párrafo c Decidirómo y cuándo PUEDE transformarse Una psicoterapia es un análisis. Este es particularmente Aprendizaje Importante Porque numerosas terapias pueden tomarse de Como "unálisis de prueba" (Panel, 1987). Los Tratamientos en curso m siempre muestran más claramente las Indicaciones Terapéuticas Que las Entrevistas Iniciales, y permiten al pa­ciente entendre mejor la naturaleza de Sus Resistencias un un desálisis, Cuando éste es el Tratamiento de elecciónorte. Los unaálisis Que resultan de la transformación De Una psicoterapia tendrán mayores Probabilidades de Ser llevados Hasta su terminación, EVITáEllo ndose con la Frecuente SI­tuación ESOs de Colegas (Sobre TODO principiantes) Que inician un análi­Tras sis Otro pecado Que casi ninguno "cuaje", Que cosa, claro está, No resul­ta provechoso al Paciente ni al analista.

La Actitud Hacia el idealizadora unaácl lisisásico ha Tenido Como con­Secuencia negativa y contradictoria El que Hayan Llega Muchos Colegas­hacer a la solucióTratamientos de n Practicar híbridos Que ningún hijo NI unálisis, terapias de NI. Comoí, Algunos adj Pacientes Que No psicoan ONU necesitanáhijo lisis Tratados con escasas Sesiones, Pero con téest cnicaándar (abstinen­cia, libre asociación y diván), corriendo el riesgo empresarial PROMOVER regresio­nes imposibles de resolver por la inadecuación del encuadre. Ya en 1954, Gill reconoció: "Nos HEMOS Equivocado al Conservar Dentro De Nuestras psicoterapias Gran parte del espíritu ningún directivo de Nuestros unaálisis" (pagágramo. 786). Schafer (1992, págramo. 279) denunció La práAquellos ctica de co­Legas.

Que adoptan ante el Paciente Una Actitud extraordinariamente reservada, no intervencionista y pseudoanalítica, sumiéNdole En Una confusión improduc­tiva, dolorosa y Hasta autodestructiva. Es Como Si el terapeuta [. ] Hubiese Decidido Que ya Que El Paciente No Puede comportarse "analíticamente", él sí Lo hará, Razonando Que es Mejor Que Al menos uno de los dos Proceda "correctamente".

Por otra parte, Aquellos Que s patientsí necesitan una ONUálisis pueden Acabar con Tratados Siendo Una camisetaécnica "unémica". Obviamente, Con Estas prácticas híBridas, Suele salir Menos beneficiado el analizado Que El analista (su identidad profesional idealizada y, frecuentemente, entre Doés económico). Es Importante SEñalar Que En La decisión de prác­ticar Tratamientos pseudoanalíPocas ticos de Sesiones Semanales el ali­econ cienteómico no Es El único incentivo, Como A Veces Se Supone. También pueden Ser determinantes La gratificación del Paciente de Sentirse "en unaálisis" La fantas Yíun narcisista del analista de aire Obtener Sesiones espaciadas Lo Que una Otros Colegas les Llevaríun un desálisis ONU de la estafa ajuste estándar. AUNQUE, innegablemente, Existe la ONU Elemento de arbitrariedad en la "dosis" Adecuada de Sesiones por semana, es también Indudable Que Por debajo de Una Cierta frequency El Proceso del Trabajo característico con los fenóMenos transferenciales ha afectado seriamente de verso. Soy del criterio De que vamos contra los de­Tereses de Nuestra PROFESIón CUANDO afirmamos Que los Tratamientos de escasas Sesiones Semanales hijo psicoanálisis. A Falta de comproba­Ciones empíRicas rigurosas Sobre la concentración Suficiente o "correc­ejército de reserva" de Sesiones de psicoanálisis (Para Los Distintos Casos con las distin­tas técnicas) no hay Podemos guiarnos por ahora Sino por lo DIC Que Parece­tar el acopio de Experiencia.

Hace Casi un cuarto de siglo ya se calculaba Que existeníuna UNOS doscientos Tipos de psicoterapias, Al menos nominalmente (Herink, 1980). Diversas Formas de Tratamiento resultan Efectivas Para La mejoríuna de los muchas hacerlo­ps lenciasíquicas. Gunderson y Gabbard (1999) resumieron, de un Acuerdo de Una Serie de Estudios sobre las Distintas Variedades de Psicoterapia, la SE­Cuencia de Cambios Que Cabe Esperar en estos Tratamientos: 1) ESTADOS subjetivos, 2) conducta, 3) Estilo interpersonal, y 4) organización intrapsí­Quica. El analista ha de Tener en Cuenta Que No Todos Los Pacientes hijo Candidatos apropiados para el objetivo m De Una reestructuración concien­Zuda de la urdimbre caracterial. Además, AUNQUE – el de unaácl lisisásico es el Tratamiento de idóneo párrafo Alcanzar El Fin De Una reorganización intrapsí­Quica, sin Parece Ser el único Capaz de Hacerlo, Como Han Concluido Varios Autores (Malan, 1976; Rangell, 1981; Wallerstein, 1986; Busch et al., 2001). Varios Estudios catamnésicos de han Mostrado la Durabilidad de algu­nn: cambios dinámicos alcanzables en las terapias breves (cf. Husby, 1985). Usando pruebas psicológicos en los Casos del famoso in Proyecto de Investigación de la psicoterapia de la Fundación Menninger, Appelbaum (1977) concluyó Que las Modificaciones Estructurales de Estaban Positivamente relacionadas con el grado de resolución Del Conflicto intrapsíquico, Pero también pasilloó Que los dichos Cambios vainaíuna resoluci this ocurrir pecadoónorte. Seguramente, MU­chos de los Analistas Que practican psicoterapias Estaríuna de Acuerdo con la impresión De que Ciertos Tratamientos breves en Los que se Pide al pa­ciente Que asocie En torno a la ONU foco de Conflicto o Encrucijada dinámica específica (la téQue cnica Dewald [19731 llamó Delaware visión Dirigido) Revita­lizan ONU Proceso madurativo Que se habíQuedado un estancado. Parece Oportuno Recordar también Que El Llamado "Cambio estructural" no es siempre fácil de distinguir del sencilla "Cambio conductual", Como Analistas Muchos preferimos Creer (Wallerstein, 1986).

Wallerstein se MOSTRó Opuesto a las Ideas expresadas por Glover (1931) RESPECTO al papel de la sugestión El Famoso en el arteículo de éste Sobre la "interpretación inexacta". haciéndose eco De Una Alcaldeíuna de Analistas estadounidenses, Wallerstein (1969) expresó Su opinión De que existeíuna ciente Una psicoterapiaíadem ficaás del psicoanálisis, indicando Que ésta vainaíuna Ser Mucho más Que El "Cobre de la sugestión directa", según la célebre frase de Freud (1919, págramo. 2462). La sugestión Es Un mecanismo m de f influencia Terapéutica muy poderoso Que Existe en TODAS LAS Formas de Tratamiento psicológico. El unaálisis es la modalidad de tra­tamiento En que; Modo de más sistemático, se intenta Minimizar su peso por Razones bien conocidas (cf. Paniagua, 2002). Sin embargo, el USO Terapéutico de la sugestión -basado en la omnipresente transferen­Cia de autoridad- PUEDE Estar Completamente justificado en el Muchos Casos de psicoterapia. Curiosamente, el Muchos Analistas tienden a me­nospreciar las Medidas de Apoyo y La utilización las variables de Formas de sugestión es Situaciones Terapéuticas en las Que pueden resultar v Las úIntervenciones pierna nicasítimas (Ticho, 1970).

Las Distintas Modalidades de Psicoterapia dinámica individual, sisté­mica o grupal desarrolladas En Este último Medio siglo de han acquired ciente estatus de la ONUíQue fico, SE de ComoñAlabamaó Carlícielo (1988, págramo. 167), "Nada Tiene Que Ver Con El cobre al Que se refiereníuna Freud". Se ha Hecho progresiva­mente patente la idea De que, AUNQUE EL psicoanálisis es la Madre de las terapias dinámicas, ja Acabado Siendo sóLo Uña de las Formas de terapia verbal, con ANUs RegistrationComité máQue s Precisas antaño. ACTUALMENTE, ha Llegado un calcularse Que Menos del 1% de los Pacientes Referidos por di­Versas Instituciones de la Salud podr mentalesíun considerarse Candidatos adecuados para la forma más radical de Terapia exploratoria, el psico­unálisis (Jiménez, 2000). Ya en 1954, Anna Freud creíun firmemente en la restricción De Las RegistrationComité clínicas del unaálisis. Wallerstein (1986) y su equipo de investigación Llegaron un this Misma conclusión Modo de empíRico, hallando Que El psicoanálisis OBTENíResultados Terap un UNOSéu­ticos claramente Insuperables sóhe aquí que en las neurosis de cocheácter ONU de la estafa yo bien Preservado (cf. también Kernberg et al. 1972).

Al Parecer, Aquellos Pacientes sin psicóticos de CAPACES visión, con Una historia de mala adaptación inflexible, lápidas y crónica, con inveteradas Pautas de Conducta autoderrotista pecado .y visos de evolución Favora­ble no pueden Ser Tratados de Modo Eficaz, Realmente, más Que con psi­Coanálisis. En Otros Casos Las estadísticas muestran Que Distintas Formas de psicoterapia expresiva y de Apoyo alcanzan Resultados parangonables. El problema reside en Que, Como Gunderson y Gabbard (1999, págramo. 686) observaron, "Los psicoanalistas y Las Instituciones psicoanalíticas se han de la resistido a la idea de Que SUS Tratamientos Deben prescribirse sóLo párrafo UNOS Grupos (o subgrupos) diagnósticos especí[Ficos. ]". También encontró Wallerstein (1986) Que Todos Los Tratamientos verbales, inclu­por lo que los más interpretativos, conteníElementos de un apoyo, por Lo Que re­comendó Que din terapias se conceptuasen lasáComo micas Operativas Dentro de la ONU espectro continuo en el Que El psicoterapeuta APLICARíun flexiblemente: elementos interpretativos y de Apoyo de Acuerdo con las Necesidades del Paciente. Además, Wallerstein (1993) infirió Que Una parte considerable del Cambio estructural Logrado en las terapias ex­presivo-analíticas (psicoanáincluido lisis) se debía a maniobras de Apoyo sin interpretativas practicadas, inadvertidamente o no, en los dichos Trata­mientos.

Estudios muestran algunos adj Que más Del 80% de los Pacientes con baño unaá­lisis de han Tenido previamente Formas Menos intensas de Tratamiento (Doidge et al., 2002). Hace más de la ONU cuarto de siglo, según Una linea­Cuesta Recogida por Levine (1985), Al menos el 12,5% de los Pacientes con baño unaálisis con Miembros de la Asociación Psicoanalíhab tica Americanaíun estado previamente en psicoterapia con SUS Mismos Analistas. Este percentage Dębe de Haber Aumentado de Modo muy considerable últimamente, Lo Que subraya LO IMPORTANTE Que es enseñar en Semina­Rios y Supervisiones cuándo y cóMO PUEDE Una psicoterapia Ser trans­Formada por El Mismo terapeuta en un análisis (cf. Bernstein, 1983). Recordemos Que Durante mucho tiempoo FUE considerado en síñAl De orto­doxia referir una Otros Colegas Aquellos patients EN TERAPIA Que acababan necesitando psicoan ONUálisis.

La Mayoríuna de las Encuestas llevadas a cabo en institutos psicoanalí­ticos muestran inequívocamente Que Una gran parte de la prácl cticaí­nica de los Analistas consiste del en la psicoterapia. En los Estados Unidos, la media de Pacientes en psicoanáES lisis por Analista sóLo de tareas pendientes, apro­ximadamente (Burland, 2002). ALGUNAS Encuestas arrojan Cifras de Casi un 70% de Analistas pecado práctica de Pacientes analíticos (Rauh, 2002). Se ha calculado Que, Entre los Miembros de la Asociación Psicoanalítica Americana, la Cantidad de Casos analíticos por analista ha ido disminu­Yendo ONU l% anual Durante los últimos veinte unañOS (Gann, 2002). En IberoaméRica y en el sur de Europa, los Porcentajes por Analista de pa­cientes ES unaálisis y en psicoterapia oscilan, Pero La Tendencia general, es Bastante similar. Una Encuesta de la Asociación Psicoanalítica de Madrid (De Miguel et al., 1996) arrojó La cifra de 5,29% de Pacientes es unaálisis por analista, AUNQUE Menos de la Mitad de Estaban en unaálisis de Cuatro Sesiones Semanales. Este tipo de Casos Habríun contabiliza Sido­Dos en los Estudios Norteamericanos de Como -psicoterapias. En La encues­madrile tañuna, de las Naciones Unidas 57,2% de los Analistas consideraron Que la oferta de Programas psicoterapéuticos Fuera de la institucíón resultaba uñuna llama­naza para la práctica profesional; embargo de pecado, Ello no ha Llevado un ins­taurar Una enseñAnza de Psicoterapia ni para Candidatos ni párr Otros Terapeutas Dentro del propio instituto. Este dato Resultados de la Búsqueda Bastante re­presentativo del Problema existente al RESPECTO En un buen número de sociedades psicoanalíticas.

Los Pacientes ACUDEN a Las Consultas con la Finalidad de Ser aliviados de Sus síntomas: de su angustia, de su depresiónorte. A Freud (1903, págramo. 1005) le resultadoó Evidente Que "EL TRATAMIENTO no podrá Otro proponerse aleta Que la curación del enfermo, el restablecimiento de su Capacidad de Trabajo y de goce". Terap Pero los Objetivoséuticos del analista Deben Ser Distintos Para Los Pacientes Que deciden Poner en unaáQue lisis párrafo Aquellos Que pone en psicoterapia. En el unácl lisisásico. el objetivo m es el del desen­trañamiento Detallado de las vivencias inconscientes Que contribuyeron a la formación y vigencia de la patologíun caracterial. Las RegistrationComité clíNI­cas de la "tipo Cura" Han ido delineándose progresivamente. Se Dice Que para recomendar la ONU Tratamiento tan largo y costoso Como el psicoanáli­sis, el Paciente ha de estar ¿Lo Suficientemente enfermo Como párr necesi­Tarlo, Pero tambiéyn lo Suficientemente Sano Como para resistirlo (Gill, 1951). Antes de inclinarse Por una recomendación de unaálisis, el analista ha de Formarse Una idea clara de qué Tipo de transferencia regresiva va a desarrollar el Paciente y cóMO PUEDE resolverse la transferencial neurosis.

Sin embargo, En Ocasiones Parece Que se nos olvidase Que No Todos Los Casos necesitan Una exploración completa de la personalidad Y Que, desde LUEGO, hay Todos Pueden tratarse con la atemporalidad tíPica del unaálisis. AUNQUE en algunos adj círculos el psicoanálisis personal constituya parte del ideal Doy Por Que Evidente sociales sin Toda La patologíQue se una pre mentales­senta en Nuestras Consultas Dębe analizarse. Lo Que Queremos CONSEGUIR un través de las psicoterapias No Es Una exploracióN ni resoluci Unaótotal n de los Conflictos neuróticos del Paciente, Sino ONU Cambio sectorial en el equilibrio defensivo Que le posibilite Una Vida de menor Sufrimiento neurótico. A que no Veces Parece TuviéRamos Presente Que A Quien atañe en último término Decidir qué temáest ticaá Dispuesto a EXPLORAR y con qué Grado de conflictiva no resuelta va un OPTAR por vivir es al Paciente Mismo.

En el Congreso de Budapest de 1918, Como Es busque Sabido, Freud ca­prolíficaó al Análisis de "Puro oro", comparándolo con el "Cobre" de la Suges­TIónorte. Ja constituído Una TRADICIÒNón aprendida de los maestros de Muchos de Nosotros considerar Que El psicoanálisis estáes ndar, incuestionable­mente, el Tratamiento de elección para Nuestros Pacientes, Quienes no se merecen nuestro de China "Oro". Podemos Pasar Por Que Alto, los antes de su cé­lebre frase, Freud (1919, págs. 2461-2462) habíun escrito:

Frente a la magnitud de la miseria neurótica padece Que El Mundo Y Que cuestionarioá Pudiera sin padecer, Nuestro Rendimiento Terapéutico es cuantitativa­mente insignificante [. ] Se nos planteará ENTONCES Adaptar nues La Labor de­tra técnica a Las Nuevas Condiciones.

Kirshner (2002) ha preguntado si no ocurrirá Que el párrafo Un buen número de Pacientes "El Oro" es, en Realidad, la psicoterapia. Pero, Preguntémes­nos, ¿por qué ESA "fiebre del oro", Como la ha Llamado Casanueva (2002)? ¿por qué tendemos a un an Pensar Queálisis es necesariamente Mejor Que Una terapia, Cuando sabemos Que Muchos de los trastornos Que VEMOS en la práctica cotidiana no precisan más Que de "cirugíuna menor"? ¿por qué ESE RESPECTO escotoma a la Diversidad de Circunstancias vitales y diagnósticas de tantos patients? Y ¿por qué Continúpareciendo un ana­temática en algunos adj institutos La discusión cienteíEstas fica de Cuestiones técnicas de énorme Importancia práctica?

Como Analistas TENEMOS Mucho más Que ofrecer un Nuestros Pacientes Que Tratamientos psicoanalíticos estándar, que, en lo Referente a técnica, es lo único Que se enseñuna en la Mayoríunos de los institutos, para detrimento de Nuestras Capacidades Terapéuticas. Garza-Guerrero (2002b) incluyó Este punto Entre SUS vigorosas denuncias Sobre las incongruencias de Nuestra Educación psicoanalítica. AUNQUE Un buen número de Analistas Sigue Sin dudar Que El psicoanálisis Es El Tratamiento Identificaciónópárrafo neo Todos Los Pacientes y, por del tanto, procuran prescribirlo y Transformar any terapia en unaálisis (véase por example Rothstein, cuarto panel, 2002b), ante Una evaluaciònón, PUEDE adoptarse Una Actitud Bastante opuesta una ésta. En efecto, en las Entrevistas Iniciales algunos adj solemos preguntarnos cómo se podríun librar al Paciente de la ONU Tratamiento tan largo y costoso Como la "tipo Cura" y, en la mayoríuna de los Casos, proponemos Llevar un Cabo Una Vez en psicoterapia de un análisis, el pecado Descartar Que en algunos adj de Ellos convenga, Llegado El Momento, Transformar AQUélla en éste. En mi opi­NIón, se Dębe defensor más activamente la tesis de Que El analista ha de ACTUAR Como el buen méQue dico Recomienda la modalidad TerapéQue utica del cree Dará ONU m resultado Suficientemente Satisfactorio con el míNimo Sacrificio para el enfermo en términos de Sufrimiento psicológico y de de­econ sembolsoómico (Paniagua, 1997).

Con motivo m de las Presiones de ALGUNAS sociedades iberoamericanas, en las Que la práctica del unaálisis estándar Parece estarse extinguiendo, Gibeault, actual secretario general de la API de la, recientemente concedió: "Las Realidades económicas y Culturales Hacen Que Una menor Frecuencia de Sesiones resulte Mucho más práctica en el psicoanálisis de LatinoaméRica" (Es Gourguechon, 2002, págramo. 23). Sin embargo, en mi opinión, Este posicionamiento "PRáctico" Esconde desmorali Mensaje ONU­Zador, Porque implicaciones La idea De que algunos adj Problemas extrínsecos de han de Modificar las Indicaciones del unaáAquellos lisis en Casos En que éste es el Tratamiento de elecciónorte. ¿Qué diríAmos Sí se sugiriese Que es Ciertos países las Intervenciones quirúquirùrgicas podríun requérir Medios Inferiores o Una asepsia completa en aras Menos De Una adaptación un SUS "realida­des económicas"? Las Realidades sociales adversas pueden Hacer Que se aconseje prudencia a la hora de Indicar Tratamientos costosos, y Que se Extremen Las Posibilidades de ofrecer terapias más focalizadas, Pero No Que CUANDO Resultados de la Búsqueda Necesario un análisis se ofrezca la ONU Tratamiento menor. Creo Que Todos Los casi Analistas CoincidiríAmos En que EXISTEN pa­cientes introspectivos con caracteropatícomo o psiconeurosis, condenados a vidas de énorme Sufrimiento, Que Harán infelices un Los Que les Rodean Y Que, además, transmitirán patologíun Seria A las próGeneraciones ximas, párrafo Quienes Solamente un análisis en regla PUEDE ofrecer Posibilidades de correcciònónorte. Deben Existir Medios Institucionales Que permitan un ESTOS Enfermos acceder a este treatment psicoanal ONUíest ticoándar.

La Psicoterapia dinámica FUE considerada En sus Comienzos Como una forma frustrada del psicoanálisis, o Como un análisis abortado por: motivos ajenos a los Principios básicos of this treatment. Sin embargo, la expe­riencia pronto MOSTRó doóMES, A Veces, Tratamientos De Muy Pocas Sesiones vainaíTener un Como resultado m alivios sintomáticos Que No Eran efímeros. La toma de conciencia de la ONU Conflicto, Que ESTABA obstaculizando la continui­En Una papá líDeterminada nea de Desarrollo, permisoíLa ocasionalmente un reanudación del Proceso madurativo Que se habíun interferido visto.

es común Que,ún en la Actualidad, tendamos fromñar velada o abiertamente las metodologícomo TerapéDerivadas del uticas "Puro oro" del psicoanálisis, Cuando, por el contrario, Estás técnicas Aplicadas resultan las más úazulejos en la práctica cotidiana De Una Alcaldeíuna de Analistas. CON ELLO Podemos incurrir en negligencias asistenciales y de Nuestra Reforzar­deplorables imagen pública de elitismo. About this irracional Actitud, Garza-Guerrero (2002a, págramo. 69) comentó Que la contrapartida de la ide­alización primitiva del psicoanáera de lisis, paradójicamente, "La devaluación primitiva de las psicoterapias, es decir, el desprecio por el psicoanálisis de Como Marco de Referencia". sin DeberíAmos del tanto preguntarnos si this Trata­miento es "ortodoxo" O Aquella técnica es debidamente analítica, Como Si Con Este Tratamiento O Con Aquella técnica ESTAMOS Ayudando a Nuestros Pacientes de forma Apropiada. : Lamentablemente, Una cuestión cienteíQue fica todavía se plantaron es, en Palabras de Wallerstein (1969, págramo. 122), la de "SI DEBEMOS · intentar Adaptar el Paciente al Tratamiento, o el de Trata­miento al Paciente".

Parece prioritaria la formación de los Candidatos en el Conocimiento de las Indicaciones psicoterapéuticas diferenciales y La adquisición por parte de éstos Una experiencia de sólida en Tratamientos Alternativos. Creo Que HEMOS de · intentar por Los Medios Posibles Que las terapias practicadas por Analistas Dejen de Ser AEE caricaturas de psicoanáQue lisis llam Levyó "cr psicoterapiaóindiferenciada nica" (Panel, 1992b). La Psicoterapia es, seguramente, la aplicación máImportante s, desde las Perspectivas profesional y social de la Ciencia psicoanalítica. Su estudio Dentro de Nuestros institutos nos faireía a Todos a reflexionar más about Las Limitaciones de las Distintas Formas de Tratamiento y Sobre las piernasíIndicaciones timas del psicoanácl lisisásico. Kernberg, En Una Conferencia en la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires en 1998, el ex­presó this Misma opiniónorte:

La enseñAnza y el Aprendizaje de la psicoterapia analítica en el contexto de la formación psicoanalítica PUEDE enriquecer sustancialmente la Experiencia Educativa y la pericia clínica del analista en formación, alentando Nuestros Esfuerzos Investigadores y Nuestras Contribuciones Terapéuticas un entor ONU­no, econ y socio-culturalómicamente cambiante (Kernberg, 1999, págramo. 1089).

un unaño más tarde, Escribiríun:

Los institutos psicoanalíticos se Hallan en posición de proporcionar una lata de Los­didatos Durante su formación La enseñAnza más sofisticada y específica Que PUEDE darse Sobre psicoterapia psicoanalítica. Si Esto No se Lleva un cabo, se pierde La Oportunidad de competir del aire eficazmente de otras Escuelas y de la FORTA­lecer la identidad psicoanalítica, definiendo te Marco de las Naciones UnidasóRico Integrado para el unaálisis y la psicoterapia (Kernberg, 2000, págramo. 112).

Ciertamente, Kernberg no ha Sido el úQue nico autor ha enfatizado la Importancia de la enseñanza de los Principios y Las técnicas de psicote­RAPIA en los institutos psicoanalíticos. Entre Otros destacados defensores de this tesis está Sander (1998, págs. 1-2), quien comentó:

Puesto Que difícilmente PUEDE considerarse al psicoanáComo el lisis Trata­miento de elección la mayor vasta párrafoíuna de los Pacientes, Sobre el punto Que insistió Freud, es Necesario Que Formemos una clínicos CAPACES de Hacer com­petentemente psicoterapia, terapia de pareja y de familia, terapia de grupo y TODAS LAS Modalidades de Tratamiento en las Que las teorícomo psicoanalíticas Tienen Tanto Que ofrecer.

No ha de sorprendernos Que en los últimos tiempos Hayan proliferado las Comunicaciones cienteíficas Sobre la supuesta equivalencia de los re­sultados obtenibles por Modalidades muy Diversas de Psicoterapia, por Terapeutas de formación y Experiencia muy dispar, y por las farmacote­rapias comparadas estafadores las psicoterapias (cf. Shedler, 2002). Todo Ello es consecuencia f de la Incapacidad Relativa a la hora de demostrar Nuestros Conocimientos e incorporarnos Efectivamente a Las Corrientes Actuales de investigación en Salud mental. Sin HEMOS conseguido explicar de ma­nera convincente en qué Situaciones clínicas estáPrincipalmente n indi­ din Tratamientos cados losámicos, ni por qué hijo de un Superiores Aquellos Que No Tienen ostensible aleta Como el Cambio en las Transacciones psíqui­cas. Gunderson y Gabbard (1999, págramo. 697) concluyeron:

Los Analistas necesitan Definir qué distingué Do Tratamiento Como modalidad Terapéutica [. ], Debiendo Ser Los Primeros en explicitar SUS Limitaciones e en­dicaciones, por contraste con Otras Modalidades Dentro de los Servicios de Salud mental. Resultados de la Búsqueda ESTO imprescindible si el psicoanálisis de quiere reclamar algo de la Credibilidad Qué tan dramáticamente ha perdido con los Avances de la Psiquiatríun biológica y de Otras terapias psicosociales.

Resumiendo, se Dębe enseñar: principios y técnicas de Psicoterapia en los institutos psicoanalíPorque ticos: 1) ACTUALMENTE, la mayor parte de los Pacientes Que ACUDEN una de Nuestras Consultas -sobre Todo A las de los cole­m gasás jóvenes- requérirán terapia y hay unaálisis; 2) La psicoterapia y el psicoanálisis Deben Ser diferenciados en Cuanto a técnicas y Objetivos; 3) HEMOS de contrarrestar la tendencia f poco realista considerar un La tera­Como pia inherentemente inferiores al de unaálisis; 4) La enseñAnza de AQUéReforzar llaá simultáneamente la identidad del psicoanálisis; 5) La Valora­ción de las téciente cnicasíficas de Psicoterapia nos faireá Contener una ONU perfeccionismo sanador Que PUEDE resultar v inadecuado del tanto clínica­Como en mente términos de Efectividad de Costes; 6) DEBEMOS demostrar la relevancia asistencial de Nuestros Conocimientos Sobre psicologíun profesional­Una Funda para el alcaldeíCasos de un psiquiátricos, incrementando Nuestra f influencia en las Instituciones de la Salud por: motivos mentales cienteíFicos, profesionales y éticos.

El autor Examina la Conveniencia de Incluir Seminarios Sobre Principios y tédo­nicas de Psicoterapia en el currículo de los institutos psicoanalíticos y Las re­sistencias opuestas una ense thisñAnza. REPASA las Diferencias conceptuales y tédo­Nicas Entre el psicoanálisis y la psicoterapia, y aduce: motivos profesionales, cienteíFicos y éticos un favor de impartir sistemáDicha ticamente enseñAnza en la formación de los Candidatos.

DESCRIPTORES: PSICOANÁLISIS 1 PSICOTERAPIA 1 FormaciÓN PSICOANALÍTICA

Resumen LAS VENTAJAS DE PSICOTERAPIA enseñanza en el PSICOANALITICA INSTITUTOS

Las ventajas de incluir seminarios sobre: ​​principios y técnicas de psy­coterapia en el plan de estudios de los institutos psicoanalíticos son examinados. Las resistencias que se oponen a esta enseñanza se comentan. Las diferencias conceptuales y técnicas entre psyehoanalysis y la psicoterapia son revisados. motivos profesionales, científicas y éticas se aducen en favor de impartir estas materias en la formación de los candidatos.

Palabras clave:PSICOANÁLISIS / PSICOTERAPIA / formación psicoanalítica

Alexander, M (1954): "El psicoanálisis y la psicoterapia", diariodela Asociación Psicoanalítica Americana, 2: 722-733.

Alexander F y francés, M. (1946): La terapia psicoanalítica: Principios y Aplicaciones, Nueva York, Ronald Press.

Allison, G. H. (1994): "En la homogeneización de psyehoanalysis y psico­psicoterapia analítica", Revista de la Asociación Psicoanalítica Americana, 42: 341-362.

Appelbaum, S. (1997): La anatomía de Cambio, Nueva York, Plenum.

Aronson, M. y Scharfman, M. (1992): Psicoterapia: el enfoque analítico, Northvale (N. J.), J. Aronson.

Bassen, C. (1989): la promulgación de la transferencia-contratransferencia en el reco­dación para convertir a la psicoterapia psyehoanalysis", Revista InternacionaldePsicoanálisis, 16: 79-92.

Bernstein, S. B. (1983): "El tratamiento preparatorio para el psicoanálisis", Revista de la Asociación Psicoanalítica Americana, 31: 363-390.

Burland, A. (2002): "La comercialización y la moral", Brainstorming@apsa.org, 110/2002.

Busch. F et al. (2001): "Cómo tratar a los psicoanalistas responden a las limitaciones de la investigación en psicoterapia", diariodela Asociación Psicoanalítica Americana, 49: 961-984.

Cariisky, N. J. (1988): "Momento y Proceso en psicoanálisis y en psicoterapia, Rev. de Psicoanálisis, XLV, 1: 167-185.

Casanueva, M. A. (2002): "Psicoanálisis y psicoterapia psicoanalítica: La fiebre del oro ‘", Conferencia en la Asociación Psicoanalítica de Madrid, el 31 de oc­Tubre de 2002.

Davanloo, H. (1980): Corto Plazo Psicoterapia Dinámica, Nueva York, J. Aronson.

De Miguel, Á. et al. (1996): "Crisis del psicoanálisis", Simposio de la Asociación Psicoanalítica de Madrid.

Deutsch, F (1949): El psicoanálisis aplicado. Objetivos seleccionados de la psicoterapia, Nueva York, Grune & Stratton.

Dewald, P A. (1973): Psicoterapia: DIN Enfoque de la ONUámico, Barcelona, ​​Toray, 1984.

Doidge, N. et al. (2002): "pacientes psicoanalíticos en los EE.UU. Canadá y Australia: I. trastornos DSM-III-R, indicaciones, tratamiento previo, las Medica, y la duración del tratamiento", diariodela Asociación Psicoanalítica Americana, 50: 575-614.

Eissler, K. R. (1953): "El efecto de la estructura del ego en la técnica psicoanalítica", diariodela Asociación Psicoanalítica Americana, 1:104-143.

Etchegoyen, R. H. (1986): Los fundamentos de la tépsicoanal cnicaítica, Buenos Aires. Amorrortu.

Freud, A. (1954): "El creciente alcance de las indicaciones para el psicoanálisis", diario de la Asociación Psicoanalítica Americana, 2:607-620.

Freud, S. (1903): "El mépsicoanal TODOítico de Freud", B. N. I.

___ (1919): "Los caminos de la terapia psicoanalítica", B. N. III.

Gann, E. (2002): "Qué hacer analistas", MembersCapsa.org, 16/11/02.

Garza-Guerrero, C. (2002a): "La crisis en el psicoanálisis", Revista Internacional de Psicoanálisis, 83:57-83.

___ (2002b): "impedimentos internos organizativas y educativas de psico­análisis", Revista Internacional de Psicoanálisis, 83:1407-1433.

Gill, M. M. (1951): "La psicología del yo y la psicoterapia", Psicoanalítica Quarterly, 20:62-71.

___ (1954): "El psicoanálisis y la psicoterapia exploratoria", Revista de la Asociación Psicoanalítica Americana, 2:771-797.

___ (1982): Análisisdetransferencia, vol. YO, Nueva York, la Universidad Internacional de la Prensa.

___ (1984): "El psicoanálisis y la psicoterapia: Una revisión", Revista Internacional de Psicoanálisis, 11:161-179.

___ (1988): "Convertiríng de la psicoterapia en el psicoanálisis". El psicoanálisis contemporáneo, 24:262-274.

Glover, E. (1931): "El efecto Terapéutico de la interpretación inexacta", Rev De Psicoanálisis, XXVII, 4, 1970:827-844.

Gourguechon, R (2002): "ITA. Administración argumenta a favor de `evolución pragmática de standards`, El Psychoanal Amer. 36 (3): 23-24.

Graller, J. et al. (2001): "terapias concurrentes: Un modelo para la colaboración sean­psicoanalistas Tween y otros terapeutas", diario de la Asociación Psicoanalítica Americana, 49:587-606.

Gris, P (1988): "Psicoterapia breve, din Psicoterapiaámica y psicoanálisis", En El yo y el de unaálisis de la Defensa, Madrid, Biblioteca Nueva, 1996: 173-178.

Gunderson, J. G. y Gabbard, G. O. (1999): "En defensa de las terapias psicoanalíticas en el entorno actual psiquiátrica", diario de la Asociación Psicoanalítica Americana, 47:679-704.

Herink, R. (ed.) (1980): El manual de psicoterapia, Nueva York, Meridian.

Husby, R. (1985): "A corto plazo la psicoterapia dinámica: Comparación de registro­ed cambia en 33 pacientes neuróticos 2 y 5 años después del final del tratamiento", Psicoterapia y Psicosomática, 43: 23-27.

Israël, P (1994): "Algunas de las características específicas de la formación psicoanalítica", El psicoanálisis en Europa, 42: 29-37.

Jiménez, J. R (2000): "El mécl de tareas pendientesínico, los psicoanalistas y La institucíónorte", Aperturas Psicoanalíticas, 4:1-19.

Kernberg, O. F (1993): "Convergencias y divergencias de psy contemporánea­técnica choanalytic", Diario InternacionaldePsicoanálisis, 74:659-673.

___ (1999): "El psicoanálisis, la psicoterapia psicoanalítica y psy de apoyo­coterapia: controversias contemporáneas", Diario InternacionaldePsicoanálisis, 80:1075-1091.

___ (2000): "UN la crítica de que se trate de la educación psicoanalítica", Diario InternacionaldePsicoanálisis, 81:97-120.

Kernberg, O. F et al. (1972): "La psicoterapia y el psicoanálisis: Informe final del Proyecto de Investigación de la psicoterapia de la Fundación Menninger", Boletíndela Clínica Menninger, 36:1-275.

Kirshner, L. (2002): "¿Qué hacen psicoanálisis cuando practican psy­coterapia. El futuro o una desilusión", Conferencia del Reunión de invierno de la Asociación Psicoanalítica Americana, 2003.

Knight, R. P (1949): "UN crítica de la situación actual de las psicoterapias", En S. C. Miller (Ed.),Clínico y terapeuta, Nueva York, Basic Books, 1972.

Levine, H. B. (1985): "La psicoterapia Como fase inicial de la ONU Tratamiento psi­coanalítico", Libro Anual de Psicoanálisis:49-61.

Malan, D. H. (1975): Un estudiodePsicoterapia Breve, Nueva York, Plenum.

___ (0.1976): Hacia la ValidacióndeLa psicoterapia dinámica: Una replicación, Nueva York, Plenum.

___ (1979): Psicoterapia individual y de la Cienciadepsicodinámica, Londres, Butterworth.

Mann, J. (1973): La psicoterapia de tiempo limitado, Cambridge, Harvard University Press.

Mosher, P (2000): "Frecuencia de las sesiones", Opensline@apsa.org, 3/61, 2000.

Normand, W C y Bluestone, H. (1986): "El uso de la farmacoterapia en psy­tratamiento choanalytic", El psicoanálisis contemporáneo, 22:218-234.

Panel (1970): "El psicoanálisis y la psicoterapia", Revista Internacional de Psicoanálisis, Adler, M. H. Rep 51.: 219-231.

___ (1987): "La conversión de la psicoterapia al psicoanálisis", diariodela Asociación Psicoanalítica Americana, Fischer, partidos comunistas, Rep. 35:713-726.

___ (.1992a): "El psicoanálisis y la psicoterapia psicoanalítica – Similitudes y diferencias: Conceptualización", diariodela Asociación Psicoanalítica Americana, Wallerstein, R. y Hoch, S. Rep 40.: 233­238.

___ (1992b): "Psicoanálisis y psicoterapia psicoanalítica -Similarities y diferencias: técnica terapéutica", Revista de la Asociación Psicoanalítica Americana, Tyson, P y Morris, J. L. Rep. 40, pagágs 211-221.

___ (2002a): "Psicoanálisis y terapéuticos relacionados: ¿Qué hace un psychoanayyst cuando él / ella piensa o dice que él / ella está haciendo psicoterapia", .journal Internacional de Psicoanálisis, Adams-Silvan, A. Rep. 83: 229-232.

___ (2002b): "Cambio de la psicoterapia psicoanalítica en el psicoanálisis", Revista Internacional de Psicoanálisis, Bergman, A. Rep. 83:245-247.

Paniagua; C. (1997): "Sobre los Objetivos de la psicoterapia dinámica", Revista de Psicoterapia y Psicosomática, 35: 91-99.

___ (2001): "La atracción de la técnica topográfica", Diario InternacionaldePsicoanálisis, 82: 671-684.

___ (2002): "Comentarios Sobre La influencia de la sugestión es la téentre cnica­pretativa", Revista de Psicoanálisis, LIX, 2: 499-512.

Rangell, L. (1954): "Similitudes y diferencias entre el psicoanálisis y la psicoterapia dinámica", diariodela Asociación Psicoanalítica Americana, 2: 734-744.

___ (1981): "El psicoanálisis y la psicoterapia dinámica: Similitudes y diferir­cias veinticinco años más tarde", Psicoanalítica Quarterly, 50: 665-693. Rauh, D. (2002): "Una persona a la vez", Brainstorming@comcast.net, 7; 10/2002.

Restaino, E. (0.1989): "La identidad del psicoterapeuta", Revista de Psicoterapia y Psicoanálisis, 3: 29-37.

Sander, E (1998): "Ambientes y la formación en psicoterapia", Members@apsa.org. 16/11/1998.

Sandler, J. (1976): "Contratransferencia y la representación de la capacidad de respuesta", Revista InternacionaldeEl psicoanálisis, 3: 43-47.

___ (mil novecientos ochenta y dos): "El psicoanálisis y la psicoterapia", En E. D. José, S. y R. WaBerstein (eds.), Psicoterapia: Impacto en la formación psicoanalítica, Asociación Psicoanalítica Internacional, Monografíun°l, Nueva York, Internácional University Press.

Schafer, R. (1992): "El psicoanálisis, pseudoanalysis, y la psicoterapia", en Volver a contar una vida, Nueva York. Basic Books: 266-280.

Shedler, J. (2002): "Un nuevo lenguaje para el diagnóstico psicoanalítico", diariodela Asociación Psicoanalítica Americana, 50: 429-456.

Sifneos, P E. (1981): "provok la ansiedad a corto plazoípsicoterapia ng", En S. Budman (ed.), Formas detheropy breve, Nueva York, Guilford Press.

Strachey; J. (1934): "Naturaleza de la acción Terapéutica del psicoanálisis". Rev. De psicoanálisis, v, 4, 1948: 951-983.

Strupp, H. H. y Binder, J. (1984): Psicoterapia en. A. duplicado de la llave, Nueva York, Basic Books.

Thomá, H. y Káchele, H. (1985): Teoría, y el práctica del psicoanálisis, Barcelona, ​​Herder, 1989.

Ticho, E. (1970): "Las diferencias entre el psicoanálisis y la psicoterapia", Boletín de la Menninger Clinie, 34: 128-138.

Ursano, R. J. y Hales, R. E. (1986): "Una revisión de breve psychothera individuo­empanadas", American JournaldePsiquiatría, 143: 1507-1517.

Waelder, R. (1962): "Criterios de selección para la formación de los estu psicoanalítica­abolladuras", en Psicoanálisis: observación, teoría, aplicación, Nueva York, la Universidad Internacional de la Prensa; pagágs. 275-282.

Wallerstein, R. S. (1969): "Introducción al panel sobre el psicoanálisis y psy­coterapia", Diario InternacionaldePsicoanálisis, 50: 117-126.

___ (1986): Cuarenta y dos vidas en tratamiento: un estudio en Psicoanálisis y Psicoterapia, Nueva York, Guilford Press.

___ (1991): "El futuro de la psicoterapia", Boletíndela Clínica Menninger, de 55 años, pagágs. 421-443.

___ (1993): "La eficacia de la psicoterapia y el psicoanálisis: Aspectos conceptuales y el trabajo empírico", Revista de la Asociación Psicoanalítica Americana, 41, págs. 299-312.

Weinshel, E. M. y Renik, O. (1999): "Los últimos diez años: El psicoanálisis en los Estados Unidos", Psicoanálisis de consultas, 11, págs. 13-29.

Wolstein, B. (1989): "Ferenczi, Freud y los orígenes de interper Americana­las relaciones personales". Contemporarv Psychoanayysis, 25, págs. 672-685.

Wurmser, L. (2000): El poder del juez interno: treat7nent psychodyraamicdelas neurosis graves, Northvale (N. J.), Jason Aronson.

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...